Las empresas se libran del libro de visitas de Inspección de Trabajo

Adiós al libro de visitas de la Inspección de Trabajo. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha aprobado una orden ministerial que elimina definitivamente este registro que debían realizar y conservar las empresas, tanto en el formato papel como en el electrónico.

A partir de ahora deberá ser la propia Inspección de Trabajo la que tendrá la obligación de documentar y dejar constancia de las actuaciones inspectoras realizadas en las visitas a las empresas o en las comparecencias de éstas en las oficinas de inspección.

Según el Gobierno esta medida supondrá un ahorro de 700 millones de euros, que se enmarca en las medidas del Gobierno para reducir cargas administrativas, según explicó ayer el Ministerio de Empleo.

En 2013, este libro se sustituyó por el formato electrónico, en una primera adaptación de la Inspección de Trabajo por el creciente uso de las nuevas tecnologías en las relaciones de las empresas con la Administración. El pasado 2015 ya se eliminó la obligatoriedad para los nuevos autónomos.

Ahora, los inspectores de trabajo, cuando realicen visitas a los centros de trabajo o comprobaciones en dependencias públicas, extenderán diligencia, según establece la orden, y podrán utilizar medios electrónicos. En concreto, extenderán una diligencia por cada visita, reflejando las materias, aspectos examinados o incidencias, que deberán ser conservadas por un plazo de cinco años.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *